miércoles, 21 de abril de 2010

X Marcha Mundial por la Liberación de la Marihuana




Juan Pablo García Vallejo


Ciudad de México a 21 de abril de 2010.- El próximo sábado 8 de mayo, se cumplirá la primera década de que los nuevos consumidores cannábicos salen a las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México a celebrar el Día Mundial por la Liberación de la Marihuana, una demostración que se realiza en más de 250 ciudades en todo el mundo.

Los cambios en la defensa del consumo de marihuana comenzaron abiertamente en la década de los años 1980 y fueron impulsados en parte por la reconsideración en el uso médico de la marihuana en pacientes con VIH/SIDA y por muchos festivales realizados tanto en Europa como en los Estados Unidos y Canadá.

Hace diez años solo un pequeño grupo de chavos fue al Parque México de la permisiva colonia Roma para visibilizarse en un espacio público para manifestar sus derechos y comenzar a cambiar las cosas con respecto a las drogas y sus consumidores en la sociedad mexicana conservadora.

Esta mundialización cannábica fue un gran avance para superar el provincianismo, el aislamiento y el cerco informativo a que siempre esta sometido la sociedad mexicana sobre los derechos culturales de esta minoría social. Así comenzaron a crearse organizaciones, foros de discusión en Yahoo, publicaciones especializadas como la Gaceta Cannábica.

Otro avance fue la entrada en la escena cannábica de algunos políticos de “izquierda” que para evitar la muerte política (el desempleo) enarbolaron la bandera de la legalización como la vía para terminar con el narcotráfico, pero esta propuesta es bastante limitada y tiene tras de si el ganar votos, algo bastante difícil porque muchos consumidores consientes y vergonzantes desconfían del mundo corrupto de la política, esto ya se comprobó con el Partido Alternativa Socialdemócrata que perdió su registro. Y para evitar ilusamente la infiltración del dinero del narco en las campañas electorales y todavía más grave prevenir que los narcos impusieran a sus candidatos a puestos de elección popular.

Estos políticos han hecho varias iniciativas de ley y en sus presentaciones públicas los que brillan por su ausencia son los propios consumidores, van casi puros burócratas, esto muestra que no tienen un apoyo social efectivo como lo tienen otros movimientos sociales o minorías culturales y sexuales como las mujeres con el aborto legal, los gays con su matrimonio, etc. Y además porque la mayoría de los consumidores siguen el closet de sus casas, universidades, trabajos, etc.

Este 8 de mayo saldrán un poco más de consumidores que ya dejaron el closet o sólo quizás para fumar marihuana en el Zócalo, algo que hacían muchos jóvenes desde finales de los años 1980.

Hoy todo mundo se quiere subir al carro de la despenalización de la marihuana como si esta fuera la panacea al problema del narcotráfico y de la gran distopía impuesta por los carteles de la droga a la sociedad mexicana y a los ya derrotados cuerpos de seguridad federales, estatales y municipales.

Otros crearon un revival idealista al impulsar políticas integrales en relación a las drogas, como en los Estados Unidos, pero nunca se cumplirán cabalmente porque ya en otros ámbitos como la educación, la ecología, la sexualidad se han propuesto políticas integrales que solo se quedan en el papel. Y una minoría de la minoría, entre los que me cuento, prefiere difundir la perspectiva histórica de larga duración de la cultura cannábica y proponer una visión positiva de la cannabis, una visibilización digna de sus consumidores y promover una identidad colectiva que supere el tradicional estigma y discriminación social a que se tienen sometidos a los mariguanos desde hace un siglo al ser considerados criminales, enfermos o monstruos sociales y basado en la diversidad de las conciencias.

Sobre la discriminación social hacia los consumidores cabe señalar que ni la CDHDF ni la CONAPRED la han tomado en cuenta y solos e dedican a gastar presupuesto en la ya gastadas discriminaciones clásicas hacia las mujeres, los gays, los indígenas, los migrantes ¿y la discriminación hacia los pachecos donde la dejan? Pero eso si afirman que 75% de la población no aceptaría tener de vecino a un consumidor de drogas.



Esta decima Marcha Mundial por la Liberación de la Marihuana será un poco más nutrida que las anteriores y se espera que en otras ciudades de provincia también se realice como en Monterrey hoy sitiada por la guerra entre carteles de la droga.

Para los años venideros es necesario impulsar acciones asertivas que neutralicen o superen las estrategias de persecución social y las acciones agresivas y autoritarias propuestas por el gobierno de Calderón y otros políticos que han llegado a proponer la pena de muerte a vendedores y consumidores.

No esta de más aclarar que es esto de la asertividad como un valioso recurso en la promoción y defensa de los derechos culturales de los nuevos consumidores cannábicos informados y responsables. Susan Pick de Weiss nos dice que la asertividad es “hacer valer los derechos propios diciendo lo que necesitamos, creemos, sentimos y pensamos de manera clara, directa y firme, sin agredir, respetando a las otras personas”.

Estos será de gran ayuda para defender los derechos culturales de los consumidores cannábicos, así que a poner en practica la asertividad porque con esta, de acuerdo a Virginia Satir: “Nos damos la libertad de ver y escuchar las cosas tal como existen aquí y ahora. Nos damos la libertad de decir lo que creemos y pensamos, en lugar de lo que deberíamos creer y pensar según el criterio de alguien más. Nos sentimos libres de sentir lo que sentimos, en lugar de lo que se espera que debamos sentir. Nos damos la libertad, sin temor alguno, de pedir lo que queremos, en vez de siempre estemos esperando permiso para hacerlo. Nos arriesgamos a mejorar en nuestro nombre y para nuestro beneficio.” La asertividad es un recurso importante e indispensable para construir un movimiento cannábico importante, consolidar el orgullo pacheco y que no se pierda en el glamur y la pasarela como le paso a los gays.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada